lunes, 2 de junio de 2008

Síndrome de Apnea del Sueño

SÍNDROME DE APNEA OBSTRUCTIVA DEL SUEÑO, ¿ASESINO SILENTE?

Dr. CARLOS RIVAS ECHEVERRÍA Médico Internista, Intensivista, Doctor en Ciencias Médicas, Profesor Asociado de la Facultad de Farmacia, Presidente de la Fundación Dra. Yolanda Echeverría, Fellow of the American College of Physicians.
SOLANGE GONZÁLEZ, Dra. LIZMAR MOLINA, FARM. RACELY SÁNCHEZ, MsC


La interrogante que nos hemos planteado en el título de este artículo será develada en las próximas líneas. Para tal fin debemos pasearnos por explicaciones, que intentaremos sean sencillas y claras, sobre la causa y consecuencias de esta patología tan común, y para muchos desconocida: EL SÍNDROME DE APNEA OBSTRUCTIVA DEL SUEÑO (AOS).



Nuestra intención es ser lo más claros posible y evitar utilizar términos científicos y técnicos, siempre que sea posible. Al final del artículo podrán hallar un glosario para definiciones de los términos técnicos que se conseguirán en el texto.

¿QUÉ ES AOS? (DEFINICIÓN):

Síndrome de apnea-hipopnea obstructiva del sueño (AOS): una definición etimológica (descifrando cada palabra con la ayuda del glosario) sería, el conjunto de síntomas y signos que se presentan en un paciente debido a la detención de la respiración o a la disminución del flujo respiratorio como consecuencia de la obstrucción total o parcial, respectivamente, de las vías aéreas superiores que ocurre cuando la persona duerme. "un evento nocturno caracterizado por episodios recurrentes de obstrucción de las vías aéreas superiores que originan desaturación de oxígeno en la sangre, despertares frecuentes nocturnos y síntomas diurnos".


¿CÓMO Y POR QUÉ SE PRODUCE AOS? (FISIOPATOLOGÍA):
La característica principal de la apnea obstructiva del sueño es la oclusión recurrente, durante el sueño, de la vía aérea faríngea (garganta). Los factores de riesgo, como se verá más adelante, son muchos y muy frecuentes, pero el mecanismo basal del fenómeno es todavía una incógnita. Sin embargo, trataremos de resumir una explicación pecando de ser simplicistas.

Fig. 1 Vía aérea abierta, permite la entrada de aire. Persona normal.


Fig. 2 Vía aérea parcialmente obstruida, produce ronquidos (hipopneas).

Fig. 3 Vía aérea obstruida, produce asfixia. Apnea Obstructiva.



El origen del problema es la obstrucción o el cierre del paso del aire hasta los pulmones, que ocurre cuando la persona duerme. En las figuras 1, 2 y 3 se presentan unos dibujos que esquematizan el evento de apnea obstructiva.
Al dormir, la nuestros músculos se relajan, eso ocurre también en la lengua y los músculos de la garganta. Al relajarse la musculatura de la garganta (entre otras causas), por efecto del sueño, se ocluye (cierra) la vía aérea.
Si la oclusión es parcial (fig. 2) se produce un ruido, el ronquido, e hipopnea.
Si la oclusión es total se produce apnea que impide que los pulmones, y por ende todo nuestro organismo, se oxigene y libere el anhídrido carbónico (CO2). El efecto es una asfixia idéntica a la que se produce durante un estrangulamiento, ahogamiento, ahorcamiento, etc. Esta asfixia genera una gran cantidad de problemas de salud en ese momento y a la larga (crónicamente) va a generar otros más.
Durante la inspiración, al hacerse negativa la presión interna en la garganta, las estructuras colapsan, se ocluyen. Esto mismo ocurre cuando aspiramos con fuerza una solución espesa (como una chicha) con un pitillo. Al aspirar, el pitillo se colapsa o aplasta e impide que el líquido llegue a la boca. En el caso de la apnea obstructiva es el aire el que no llega a los pulmones. Durante la espiración pasa lo contrario, la presión es positiva dentro de la garganta, y el aire puede salir con facilidad. Intente soplar con el pitillo dentro de la chicha. No habrá problema.
La falta de entrada de aire en los pulmones produce caída del oxígeno y acumulación del anhídrido carbónico (dióxido de carbono ó CO2), lo cual es perjudicial para todas las células de nuestro cuerpo, y si esto persiste por más de unos minutos la persona muere. Esta caída del oxígeno (hipoxia) y acumulación del CO2 (hipercapnia) es el estímulo que hace que nuestro cerebro ordene se muevan los músculos del tórax y el diafragma, y podamos respirar. Al inspirar más fuerte, que es la orden que da el cerebro, más se cierra la vía aérea, lo cual hace que la persona caiga en una apnea en la cual mueve el pecho con esfuerzo pero sin que pueda respirar. Esto empeora más el asunto, pues se consume más oxígeno (del poco que hay), se produce más CO2, el cerebro manda inspirar con más fuerza y se crea un círculo vicioso. Esto, que puede durar minutos, termina cuando el cerebro manda una gran orden de respirar y despertarse para poder salvar la vida. El paciente se mueve, produce una inspiración larga y ruidosa (jadeo) y se vuelve a dormir, a roncar y a hacer apneas otra vez. El calvario comienza de nuevo.
Durante la asfixia (apnea) se producen una gran cantidad de anormalidades, como respuesta a la caída de oxígeno. Se libera gran cantidad de adrenalina, que es la sustancia que liberamos cuando nos asustamos. El corazón late más rápido (puede producir palpitaciones y arritmias), la tensión arterial sube, se puede desencadenar infartos, y otras complicaciones que se mencionarán más adelante.

Intente dejar de respirar por un minuto y verá todo lo que ocurre.

Eso mismo, y más, ocurre hasta por varios minutos en las personas que padecen de apnea del sueño. Lo peor es que ocurre toda la noche, todos los días. En fin siempre que duerme.

Cuando el cerebro ordena respirar profundamente, y se produce el jadeo, la persona se despierta. Esto hace que la persona esté constantemente despertándose, la mayoría de las veces por tan poco tiempo que no lo nota, pero amanece cansado, se pasa el día entero con sueño (somnolencia), se duerme en todas partes; como el trabajo, estudio, manejando, en el baño, teniendo relaciones sexuales, reuniones, etc. Esa imposibilidad de dormir bien origina cambio en el humor, en la actividad laboral, académica familiar, sexual, etc.

Es lógico y usted lo ha vivido cuando un fin de semana, que quiere dormir hasta tarde, lo despiertan por cualquier razón, ese día lo pasa muy mal.

A la larga el cerebro “se cansa de mandar órdenes que no cumple el tórax (eso cree el cerebro)” y deja de hacerlo (el umbral al O2 y al CO2 sube y no responde ante lo que normalmente actuaba). Eso hace que el pecho no se mueva y el paciente tampoco respire, pero esta vez no es por la garganta que obstruye el paso del aire, sino por el cerebro que no envía orden de respirar. Esto se llama apnea central. Algunas veces el cerebro puede no responder más y producir un paro respiratorio.

¿QUIÉN SUFRE DE ESA ENFERMEDAD? (FRECUENCIA): USTED CONOCE A ALGUIEN QUE TIENE EL PROBLEMA QUE ACABAMOS DE DESCRIBIR, PROBABLEMENTE USTED MISMO LO SUFRA. ES MUY FRECUENTE.

Se ha reportado que hasta un 78 % de las persona roncan. Se han hecho estudios que demuestran que hasta una de cada cuatro personas ronca todas las noches. Pero no todo el que ronca tiene AOS. Alrededor de un 8% de los hombres y 4% de las mujeres padecen AOS. Esta alteración es común en personas ancianas. Ocho de cada diez personas mayores de 60 presenta AOS.

http://www.youtube.com/watch?v=W1QyJu9Zt4s&NR=1

¿QUÉ PRESENTA UNA PERSONA QUE SUFRE AOS? (SINTOMATOLOGÍA):

Se pueden resumir y agrupar de la siguiente manera:

- Alteraciones en la respiración durante el sueño: ronquidos, jadeos y apneas.













- Sueño entrecortado: Despertares frecuentes, mal dormir, sueño inquieto. Son esas personas que a pesar de que duermen toda la noche, y hasta en el día, están muy cansados y dicen que no duermen nada, ganas de orinar.


- Síntomas diurnos: somnolencia, fatiga, ánimo bajo, depresión e irritabilidad.





- Deterioro evidente en la ejecución de las tareas cotidianas que afecta la calidad de vida del paciente; surgen dificultades en su trabajo, en su interacción social y en sus funciones sexuales.




Muchas mujeres han vivido el siguiente caso, y por eso lo comentamos muy particularmente. El marido tiene pocas relaciones sexuales y cuando las tiene es rápido y luego se voltea a ver televisión e inmediatamente se queda dormido. La mujer se preocupa pensando que el marido tiene una amante, o que ya no la quiere, o que ya no le interesa el sexo. No es así. Está enfermo y necesita tratamiento.









¿SUFRO YO DE ESA ENFERMEDAD?

Muchas pruebas y cuestionarios se han diseñado para detectar estos enfermos. Uno de ellos plantea que tiene alta probabilidad de sufrir AOS toda persona que cumpla las 3 siguientes condiciones: 1. ronca, 2. se despierta cansado, está cansado en el día o se ha dormido o cabeceado al manejar y 3. sea obeso o hipertenso.

Sin embargo, también es frecuente en mujeres y personas delgadas.



¿QUIÉNES TIENEN RIESGO DE PADECER ESTE PROBLEMA? (FACTORES DE RIESGO):


Todo aquello que haga la vía aérea en la garganta más estrecha, puede causar ese problema. También lo que relaje nuestra musculatura. La obesidad y el cuello grueso o gordo.






El sexo masculino, se debe a que en el hombre la grasa se deposita en el centro del cuerpo, incluyendo el área del cuello.

La menopausia, las hormonas sexuales femeninas protegen a las mujeres.

Rasgos y anormalidades cráneo-faciales en los tejidos blandos y duros (adenoides, amígdalas hipertróficas, pólipos nasales, etc.) Enfermedades como disfunciones cardiopulmonares, diabetes, hipotonía muscular como se observa en problemas del cerebro o nerviosos, síndrome de Down, etc. El cigarrillo Alcohol o medicamentos sedantes (pastillas para dormir).

El envejecimiento.



TODOS RONCAN Y POR ESO NO SE MUEREN, ¿QUÉ PUEDE PASARLE A ALGUIEN QUE TENGA AOS? ¿ES GRAVE? (COMPLICACIONES):


En forma ocasional, toda la población puede experimentar ronquidos, apneas e hipopneas muy leves, durante el sueño. Si estas se hacen muy frecuentes y prolongadas es posible que se trate de AOS.

La asfixia y sus consecuencias pueden complicarse con:

Hipertensión: Hoy se sabe que la principal causa identificable de hipertensión es la AOS. Se estima que una persona con AOS tiene casi 3 veces más riesgo de padecer hipertensión que alguien que no la tiene (riesgo relativo entre 1,5 y 2,5). TODA PERSONA QUE TIENE HIPERTENSIÓN DEBE EXIGIRLE A SU MÉDICO QUE LE DESCARTE SI TIENE AOS.

Enfermedad cardiaca isquémica (infartos): Se sabe que la AOS puede causar, o al menos agravar la enfermedad cardiaca isquémica. Los infartos son más frecuente en roncadores que en no roncadores. "Roncar todas las noches" aumenta cuatro veces las probabilidades de tener un infarto.






Disfunciones al miocardio y arritmias Disfunciones en el ventrículo derecho y el izquierdo se observan frecuentemente entre los que sufren AOS, en un 71 y un 31%, respectivamente.


Se ha verificado con ecocardiografía, que al tratar la apnea obstructiva, se normalizan las anomalías del movimiento septal intraventricular y del llenado de los ventrículos. Así mismo, se ha observado en pacientes con apnea obstructiva severa, un edema pulmonar causado por respiración obstruida, presiones negativas intratorácicas y gasto cardíaco reducido.

Puede originar braquicardia, taquicardia y arritmias cardíacas severas.


Enfermedades cerebrovasculares (“derrames o trombosis cerebral”): Información del Finnish Twin Registry (Registro de Mellizos Finlandeses) demuestra que un historial de ronquidos aumenta dos veces el riesgo de padecer tanto enfermedad cardiaca isquémica como infarto cerebral. Datos recientes del estudio Medición de Salud Nacional y Examen Nutricional (Nacional Health and Nutrition Examination) demuestran que la somnolencia diurna y un historial de sueño de más de 8 horas por noche (posibles marcadores de alteración respiratoria del sueño) aumentan dos veces el riesgo de infarto cerebral.

La AOS impide o fracciona el sueño lo que puede originar: Efectos en el ánimo, área neurocognocitiva y conductual Son muy frecuentes las anormalidades en el ánimo y vida afectiva en pacientes con AOS y en personas que roncan severamente.

Depresión

Ansiedad

Irritabilidad

Funcionamiento social, laboral, intelectual y sexual

Aprendizaje

Memoria

Atención

Procesamiento de la información

Coordinación psicomotriz

Conflictos matrimoniales y familiares

La más dramática de las consecuencias de la somnolencia diurna son los incidentes de tránsito (primera causa de mortalidad en menores de 45 años). Muchos estudios han demostrado que las personas que sufren AOS muestran un riesgo más alto, de sufrir incidentes de tránsito y laborales. Información científica reciente sugiere que las consecuencias de la falta de tratamiento de este trastorno, son una salud muy deteriorada, alta mortalidad y baja calidad de vida. La mayoría de la gente que se muere es por causa de problemas cardiovasculares y por incidentes de tránsito. La AOS es causa frecuente y alto riesgo para ambos problemas. Si una persona que presenta más de 200 ó 300 apneas por noche hubiera sido tratada cuando sólo presentaba entre 15 y 30 por noche, su pronóstico sería sustancialmente mejor. No obstante, ya que esa persona no recibió tratamiento, ahora necesitará tratamientos muy costosos, dolorosos e incapacitantes para tratar de disfrutar una calidad de vida mínima, y eso si es que llega a sobrevivir. En Venezuela, la mayoría de estos casos no tendrán la posibilidad de pagar por sus gastos médicos, y el Estado tendrá dificultades en garantizar su atención. Enfatizamos, si ese paciente hubiera sido tratado cuando presentaba sólo 15 a 30 apneas los costos médicos y no médicos del Estado se reducirían significativamente. En añadidura a todas las condiciones médicas graves, que son causadas por la AOS, hay muchos aspectos sociales de la vida de la persona que están afectados. El espectro sintomático de la AOS genera cansancio lo que le impide invertir tiempo con su familia, bien sea para jugar con los hijos o para compartir tiempo de calidad con su pareja. Otra consecuencia, es entonces, la violencia familiar y trastornos de la sexualidad. Todo esto y muchas otras consideraciones conllevan a relaciones innecesariamente conflictivas que también son causa de improductividad en la sociedad.


¿CÓMO SE SABE CUANDO ALGUIEN TIENE AOS? (DIAGNÓSTICO):

Todos los síntomas que ya se han mencionado sirven para orientar que alguien puede padecer ese problema; sin embargo, el diagnóstico definitivo sólo se logra con la POLISOMNOGRAFÍA. El paciente, mientras duerme, es conectado a una máquina (polisomnógrafo) que graba varios datos (relacionados con el sueño, la actividad cardiaca, respiratoria, cerebral y muscular) que ayudan al médico a establecer el diagnóstico de apnea (obstructiva, central, hipopnea, resistencia en la vía aérea). El paciente se queda a dormir en un laboratorio del sueño. En una habitación cómoda, segura, silenciosa, que se asemeja lo más posible a la de su casa. Un técnico le coloca algunos sensores en diferentes partes del cuerpo y el paciente se acuesta a dormir, mientras se registran los datos necesarios para el diagnóstico. En todo caso, debe hacerse un estudio completo del paciente, sus condiciones clínicas, sus factores de riesgo y las complicaciones que la AOS le ha causado. Se debe considerar la historia familiar y hábitos tales como tabaquismo, alcohol, uso de estupefacientes, medicamentos sedantes, relajantes, hipnóticos, vida sedentaria. Además investigar si hay historial de ronquidos fuertes, interrupción crónica del sueño, apneas, somnolencia diurna, incidentes vehiculares y laborales y síntomas de enfermedades cardiovasculares como hipertensión y otras. Se debe verificar la presencia de obesidad (índice de masa corporal), cuello corto, malformaciones cráneo-faciales y de la cavidad orofaríngea, aumento del volumen de la glándula tiroides, amígdalas, adenoides. Deben solicitarse algunos de los siguientes exámenes, de acuerdo a cada caso: radiografía de tórax, cabeza y cuello. Debe evaluarse desde el aspecto otorrinolaringológico. El especialista someterá al paciente a rinoscopia anterior y posterior para identificar obstrucciones mecánicas, por ejemplo desviación del tabique nasal, hipertrofia de los cornetes, mucosa polipóidea, pólipos acoplados, etcétera. También realizará faringoscopia y laringoscopia indirecta o directa. Efectuará la maniobra de Mueller que consiste en evaluar la vía aérea nasofaríngea y orofaríngea utilizando un nasolaringoscopio mientras el paciente simula roncar. Durante esta maniobra es posible observar el colapso del paladar blando y de las paredes faríngeas laterales y posterior. Esta evaluación de la vía aérea superior puede efectuarse también con una tomografía computarizada dinámica. Exámenes de laboratorio como fórmula sanguínea, perfil bioquímico-lipídico, monitoreo de la presión arterial, holter, ecocardiograma, electrocardiograma, tomografía cerebral, electroencefalografía computarizada. Es importante establecer claramente la etiología de la apnea con el fin de derivar al paciente, al especialista correspondiente (otorrinolaringólogo, neumólogo, o neurólogo especializado en medicina del sueño). En el caso de que efectivamente se corrobore el diagnóstico se realiza el mismo estudio pero usando el CPAP (ver más adelante) para determinar la presión apropiada necesaria para evitar las apneas. Una vez hecho el diagnóstico de la apnea del sueño y titulada la presión necesaria en el CPAP, el paciente debe comenzar a usar su equipo siempre que duerma; para lo cual se debe escoger el equipo y la máscara más apropiados para ese paciente.


¿CÓMO SE TRATA ESA ENFERMEDAD? (TRATAMIENTO):


No dejaremos de recalcar el hecho de que esta enfermedad es muy peligrosa y puede causar hasta la muerte. La terapia apropiada deberá instaurarse lo antes posible para minimizar el riesgo de desarrollar complicaciones (cardiovasculares, “accidentes”, sociales, etc.). SÓLO UN TRATAMIENTO HA DEMOSTRADO CIENTÍFICAMENTE CON CONTUNDENCIA QUE SIRVE PARA ESTA ENFERMEDAD CPAP Presión positiva continua en la vía aérea (las siglas proviene del inglés constant positive airway pressure) La explicación de esta terapia es simple. El problema se resuelve si se desobstruye la vía aérea. Si metiéramos un tubo hasta la laringe, y con ello franqueamos la obstrucción de la faringe o abriéramos una vía directa a la tráquea por debajo de la obstrucción, la enfermedad se curaría. Claro aparecerían otras enfermedades derivadas de esos tratamientos tan drásticos. Una muy buena idea es desocluir la vía aérea con el mismo aire que respiramos pero que éste entre a presión. Esta presión “destapará” la vía y problema resuelto, siempre y cuando lo use todas las veces que se duerme. Un CPAP es una máquina pequeña, que se coloca al lado de la cama, toma aire del ambiente, lo comprime y presuriza, y lo envía a través de una manguera y una máscara, que el paciente usa siempre que se va a dormir. Este aire mantiene una presión constante durante la respiración, que abre la vía aérea evitando la AOS. La persona puede disfrutar plenamente la vida de nuevo y recuperar su productividad. La terapia del CPAP ha demostrado gran eficacia y una buena tolerancia, mejora significativamente las expectativas de sobrevida, reduciendo, asimismo, las complicaciones. Con el CPAP se superan con gran efectividad las desaturaciones nocturnas, los despertares asociados a las apneas, arritmias, hipertensión arterial, hipertensión pulmonar e insuficiencia cardiaca derecha o izquierda. Mejora notablemente la nicturia (levantarse a orinar de noche). Puede corregirse la hipertensión. Otras terapias - Dieta para bajar de peso. La eliminación de la obesidad es de suma importancia. Si el paciente engordó y desarrollo el problema por la obesidad (pero antes no lo tenía) deberá adelgazar. Sin embargo, y dado el riesgo que tiene la enfermedad, deberá ser tratada con CPAP mientras se espera que dieta haga efecto. El CPAP puede ayudar a estas personas a adelgazar ya que les permite tener actividad física y mejora las alteraciones hormonales que lo hacen engordar. - Acomodar la posición durante el sueño (dormir de costado y no de espaldas). - Suprimir el tabaquismo y la ingesta de alcohol, sedantes, antihistamínicos, relajantes e hipnóticos. - Dispositivos orales para la lengua con el fin de que ésta no se desplace en la cavidad orofaríngea. Tales aparatos no son bien tolerados y no son efectivos. - Ningún medicamento ha demostrado ser efectivo. Tratamiento quirúrgico La terapia deberá orientarse siempre a resolver el problema que ocasiona la enfermedad. Por ejemplo, si el problema es adenoides o amígdalas hipertróficas (o cualquier deformidad que condicione la obstrucción) la resolución puede ser quirúrgica. Consiste en la corrección de la vía aérea nasofaríngea con septoplastía, cirugía de cornetes, extirpación de pólipos nasales, neoplasias, cirugía de sinusitis crónica. Adenoidectomía y amigdalectomía. La uvulofaringoplastía ha sido una terapia muy usada pero que no ha demostrado utilidad, cuando se compara con el CPAP y, como toda cirugía tiene sus consecuencias y complicaciones. Lo mismo ocurre con otras operaciones como: la resección parcial de la base de la lengua, osteotomías horizontales con desplazamiento de la mandíbula, fijación del hueso hioide al arco anterior de la mandíbula. La traqueostomía es muy efectiva pero, obviamente, sólo se ejecuta cuando existe apnea obstructiva muy severa con riesgo de muerte.


¿POR QUÉ NO HABÍA OÍDO HABLAR DE ESTA ENFERMEDAD NUNCA, SI ES TAN FRECUENTE Y TAN GRAVE?

Esta enfermedad es tan vieja como la humanidad, pero muy poco se sabía de ella hasta principios de la década de los ochenta, cuando se invento el CPAP. Muchos tratamientos se probaron y no dieron resultados por lo que muy poco se avanzó en el estudio de esa enfermedad. Sin embargo, desde hace 20 años su conocimiento es muy difundido en todo el mundo y varios millares de personas ya tiene su CPAP y están mejor de su problema.

¿ME ACOSTUMBRARÉ A DORMÍR CON ESA MÁQUINA? ¿Y SI ME HAGO ADICTO A ESA MÁQUINA Y LUEGO NO LA PUEDO DEJAR?

Estas son muy frecuentes preguntas que la gente se hace sobre el CPAP. Ciertamente esa máquina no es natural. Tampoco, y mucho menos lo son las medicinas y las cirugías. Cuando comemos cualquier cosa, una serie de químicos ingresan a nuestro organismo y causarán un efecto, dependiendo de la cantidad. ¿Ha comido usted algunas vez mucho tamarindo o cambur, por ejemplo?. Este aparato solo meterá aire, el mismo aire del ambiente. De hecho más limpio, ya que la maquina tiene una serie de filtros. No usa oxígeno. La diferencia es que lo introduce en nuestras vías aéreas a presión. Usar ropa no es natural, tampoco lo es dormir abrazado con otra persona. Si usted está acostumbrado a dormir desnudo y un día tiene que usar ropa se sentirá incómodo pero pronto se acostumbrará. Lo mismo ocurre cuando alguien decide dormir con otra persona, si no lo hacía antes. Las personas que tiene AOS y usan el CPAP, en vez de sentirse incómodos (que ciertamente le ocurrirá los primeros días) por fin podrán dormir y se sentirán bien como nunca. Hay millares de testimonios sobre eso. La segunda pregunta es simple de responder. Sí. Todos somos “adictos” al aire. Podemos vivir días sin tomar agua, sin comer y hasta toda la vida sin pareja. Pero sólo podremos vivir minutos sin aire. La persona que padece de AOS y usa el CPAP se sentirá tan bien que nunca querrá dejarlo. Pero, ¿qué tiene de malo sentirse bien?, ¿por qué debe alguien arriesgar su vida con una enfermedad mortal como esta? Si la pregunta es por los costos, si se usa adecuadamente y con cuidado la máquina, probablemente le dure para siempre. Un viaje de vacaciones, una depilación con laser, un equipo electrodoméstico, o una fiesta, puede ser más costoso.

ESO SUENA MARAVILLOSO ¿ACASO NO TIENE COMPLICACIONES EL USO DEL CPAP? (EFECTOS ADVERSOS, CONTRAINDICACIONES)

Como todo tiene sus precauciones, complicaciones e incluso no se debe usar en algunas personas. NO DEBEN USAR CPAP todos aquellos que tengan alguna de las siguientes condiciones: Enfermedad pulmonar bulosa Fístulas de vías aéreas Neumotórax Shock o hipotensión severa Algunos pocos efectos adversos pueden registrarse con el uso del CPAP. Casi todos son transitorios o se pueden evitar. Tales como: resequedad de la mucosa nasal (se evita con un humidificador), incomodidad (se evita con un equipo más cómodo y en todo caso suele ser tránsitorio), resequedad de los ojos (se evita con una máscara más cómoda), lesiones por presión en el lugar donde se apoya la máscara (se evita con una máscara más cómoda). Como todo equipo eléctrico debe tener sus cuidados para evitar riesgo de electrocución.

¿Y ESO QUE PARECE DE CIENCIA FICCIÓN ESTÁ DISPONIBLE EN VENEZUELA?

Sí. Desde hace años varios laboratorios del sueño, en Caracas y otras ciudades, han venido exitosamente tratando esta patología. Desde octubre de 2003, en Mérida se dispone de un centro que es auspiciado y financiado por la Fundación Dra. Yolanda Echeverría, donde no sólo se diagnostica y se obtienen equipos de CPAP sino se ofrece todo un equipo de médicos especialistas (medicina interna, medicina crítica, neumología, otorrinolaringología, neurología, psiquiatría), nutricionistas y terapistas respiratorios: LA CLÍNICA DEL SUEÑO Y TERAPIA RESPIRATORIA SLEEPCARE. Gracias a la desinteresada labor de la Fundación Dra. Yolanda Echeverría tenemos hoy atención médica de alta calidad y equipos médicos de última generación al costo, para tratar problemas relacionados con la respiración y sueño, entre otras patologías.

¿DÓNDE PUEDO OBTENER MAYOR INFORMACIÓN?

Abajo se presenta alguna bibliografía.

En LA CLÍNICA DEL SUEÑO Y TERAPIA RESPIRATORIA SLEEPCARE.

En el Anexo 1 de la Clínica Albarregas, Mérida.

En la Av. 19 de Abril, Torre Cosmopólitan, piso 12 consultorio 125, Maracay, Aragua.

Las Acacias, Centro Comercial El Pinar, Nivel Plaza Aérea, local P2, UNidad de Medicina Ambulatoria Divina Pastora, San Cristóbal, Táchira.

Por los teléfonos 0416-6740710, 04143740120, fax: 02742443519,

email: cpapcompanydevenezuela@gmail.com, http://www.cpapcompany.com.ve/.

LA APNEA OSBTRUCTIVA DEL SUEÑO ES CIERTAMENTE UN ASESINO. PERO NO ES SILENTE, RONCA.

GLOSARIO:

Apnea: Se refiere a la cesación de la respiración por más de 10 segundos.

Hipopnea: Es un evento respiratorio caracterizado por una respiración “superficial” con un flujo aéreo disminuido, generalmente asociado a desaturación de oxígeno.

Hipoapnea: la reducción de la respiración es transitoria y dura hasta 10 segundos.

Saturación de oxígeno: es el contenido, porcentual, de oxígeno que es transportado en la sangre.

Síndrome: conjunto de síntomas y signos que caracterizan una enfermedad y que puede ser debido a múltiples causas. BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA:

Bassin A, Guillerminault C. Clinical features and evaluation of obstructive sleep apnea-hypopnea syndrome. In: Kryger M, Roth T, Dement W, editors. Principles and practice of sleep medicine. Third Ed. Philadelphia: Saunders. p. 869-78.

Collop N, Cassell D. Snoring and sleep-disordered breathing. In: Lee-Chiong T, Sateia M, Carskadon M, editors. Sleep medicine. First Ed. Philadelphia: Hanley & Belfus. p. 349-55.

Avdaloff W. Medicina del sueño. Fundamentos científicos y aspectos clínicos. Mediterráneo. Santiago. 2000.

No hay comentarios: